La Torre de Hércules

La Coruña

Situada entre la ensenada del Orzán y el Golfo Artabro, el único faro romano del mundo que sigue en funcionamiento a día de hoy, con sus 55m de altura y 242 escalones.

Cada noche comienza a funcionar el faro de La Torre de Hércules, emite cada 20 sg 4 destellos blancos visibles a 24 millas, los días de niebla emite una señal sonora que puede escucharse a 7 millas y facilita la navegación y la entrada de los navíos al puerto de La Coruña.

Inscripción de Cayo Servio Lupo

Por su situación estratégica, en el siglo II existía en la bahía coruñesa un poblado de origen celta conocido como Brigantia en el que habitaban los ártabros. Durante el mandato del emperador romano Trajano, se construye la Torre de Hércules para guiar las embarcaciones que navegaban hacia las Islas Británicas en busca de estaño, cobre y hierro. Su autor fue el arquitecto Cayo Servio Lupo natural de Coimbra, que dedica su obra al dios de la guerra Marte.

Por su situación estratégica, en el siglo II existía en la bahía coruñesa un poblado de origen celta conocido como Brigantia en el que habitaban los ártabros. Durante el mandato del emperador romano Trajano, se construye la Torre de Hércules para guiar las embarcaciones que navegaban hacia las Islas Británicas en busca de estaño, cobre y hierro. Su autor fue el arquitecto Cayo Servio Lupo natural de Coimbra, que dedica su obra al dios de la guerra Marte.

En el siglo V, los ataques normandos obligaron a los ártabros a abandonar Brigantia y a refugiarse en el interior.

En el siglo XIII, Alfonso IX reconstruye y puebla el viejo puerto dándole como nombre Crunia.

Sin embargo la Torre de Hércules continua abandonada, utilizándose en el siglo XVI buena parte de sus piedras para construir el castillo de Santo Antón, y las murallas que defenderían la ciudad de los ataques ingleses. El Consejo de la ciudad, en 1553, prohibió el uso de los restos del faro como cantera

En el siglo XVII, el asedio de la Ciudad de A Coruña por el pirata Drake dejo como consecuencia el faro reducido a cuatro paredes. Amenazado de ruina y utilizado como cantera para otras construcciones cercanas, hicieron peligrar la continuidad del mismo.

Torre de Hércules Siglo XVII

Hasta el siglo XVIII la torre no recupera su cómo función como faro. En esa época, A Coruña vive una intensa actividad comercial con las Indias. Barcos de América y otros puertos europeos y españoles llegan al puerto con preciadas mercancías.

En 1788 se inician las obras aprobadas por Carlos III, y llevadas a cabo arquitecto extremeño Eustaquio Gianini de la restauración de la actual Torre de Hércules para concluir en 1791.

Leyendas

Cuenta la leyenda que un antiguo Rey celta llamado Breogán construyó en la ciudad de Brigantia una magnífica torre. A las costas del noroeste de la Península Ibérica y casi rozando el mar, erigió entonces su fortaleza, sólida y firme como una roca. Desde aquella construcción estoica y empedrada, de prominente altura, sus hijos Ith y Bile podrían alcanzar con su vista las verdes costas irlandesas, más allá de mil kilómetros al norte. Atravesando el Atlántico desde la atalaya, pondrían allí sus objetivos guerrilleros. Tiempo después, aquellas vistas los llevaron directo al mar, navegando impávidos hasta llegar a Irlanda. Lejos de encontrar la gloria de la guerra, Ith murió asesinado. Dando origen a una conquista liderada por los hijos de su sobrino Mil, que partirían desde Brigantia con un ejército de mil hombres.

Cuenta la leyenda que existía en estas tierras un gigante llamado Gerión que tenía aterrorizados a todos sus habitantes. Acude en ayuda de éstos Hércules, hijo del dios Zeus que se enfrenta al gigante durante tres largos días. Tras una dura lucha, Hércules vence y mata a Gerión, le corta la cabeza y sobre ella manda construir una torre conmemorando su victoria. Se dice que la primera persona  en habitar esas tierras ya libres fue una mujer llamada Crunna, cuyo nombre bautizaría la nueva ciudad. Desde 1448 en el escudo de A Coruña aparecen representadas la Torre de Hércules y la calavera del tirano Gerión.


Se dice, que el rey Hispán, sobrino de Hércules de gran sabiduría, hizo colocar en lo alto de la Torre un gran espejo mágico. Con él la población vigilaba la llegada de naves amigas o enemigas.

Parque Escultórico

También conocido como Parque Celta o Jardín de Hércules. Es un espacio natural de 47 ha, un museo de arte contemporáneo al aire libre.

El Parque escultórico toma como referentes símbolos de la mitología, leyendas asociadas a la Torre y referencias al mundo del mar, a la navegación y a las rutas.

  1. Las Puertas de Hércules de Francisco Leiro. Inspirándose en las leyendas y mitos que rodean al monumento, las primeras puertas-escultura de Galicia.
  2. Retrato del rey Carlos III de Pablo Serrano. Representa al monarca Carlos III, bajo cuyo reinado se iniciaron las obras de la remodelación de la Torre. Inspirado en la serie “Divertimentos de El Prado” (1974).
  3. Breogán de José Cid. Breogán, mítico caudillo celta, es considerado uno de los héroes de Irlanda y también se le atribuye la fundación de la ciudad de A Coruña.
  4. Caronte de Ramón Conde. Caronte, el barquero de Hades, era el encargado de conducir las almas de los muertos por la laguna Estigia a cambio de un óbolo como medio de pago. Cuando Hércules tuvo que traer al can Cerbero de Hades, que impedía la salida de los que allí entraban, Caronte lo trasladó con su barca para lograr su objetivo.
  5. Guitarra de Pablo Serrano. Homenaje a los cuatro años que Pablo Picasso vivió en A Coruña, ciudad en la que pasó parte de su infancia y comenzó su carrera artística. Esta obra, una monumental guitarra de hierro, pertenece a la serie titulada “Guitarras o divertimentos con Picasso, la guitarra y el cubismo”.
  6. Ártabros de Arturo Andrade. Tres figuras colocadas cada una sobre un pedestal bajo, encarnan tres de los estamentos que conformaban la sociedad del pueblo ártabro: una mujer, un marino y un guerrero.
  7. Combate entre Hércules y Gerión de Xosé Espona. Tim Behrens (Londres, 1937) Esta creación es obra de una larga pugna entre los dos autores. Un estanque en forma de laberinto que permite comprender las dificultades de los trabajos que tuvo que ejecutar Hércules. Se puede distinguir en el diseño dos elementos principales, un garrote que define a Hércules y una espada que empuña Gerión.
  8. Menhir pentacefálico de Ramón Miranda. Realizado en bronce. Escultura vertical totémica, con disposición de menhir, con cinco caras esculpidas, una por cada continente y que podría ser una referencia a los pueblos provenientes del mar. El tótem es un elemento que une todas las etnias de la Tierra, pero también se proyecta hacia el cielo, hacia lo inalcanzable.
  9. Hidra de Lerna de Fidel Goás Mendes. Por matar a sus hijos, el óraculo de Delfos le exigió a Hércules entrar al servicio del rey Euristeo, quien le encomendó doce trabajos. El primero fue matar al león de Nemea y, el segundo, matar la hidra de Lerna, animal de nueve cabezas de las que, quizás, una era inmortal. Al cortárselas, su sobrino Yolao le quemaba el muñón para que no se reprodujesen, y puso la última debajo de una gran piedra.
  10. Ara Solis de Silverio Rivas. La escultura de granito se representa como un umbral traspasable. La imagen de la puerta, simboliza el tránsito entre elementos como la vida y la muerte, la luz y las tinieblas, la ignorancia y la sabiduría o la culpa y la salvación.
  11. Guardianes de Soledad Penalta. Es una gran síntesis en la que representa las tres cabezas de Gerión. En este contexto, la Torre es la representación del pasado y, al mismo tiempo, la evocación de futuro. Estos guardianes parecen callados viajeros que se han quedado inmóviles un instante.
  12. Rosa de los vientos de Javier Correa. Esta gran rosa náutica se asienta sobre un mosaico circular de 25 metros de diámetro. Los materiales utilizados para su composición son el granito, la pizarra y vitraico. El azul del fondo del mosaico representa la fusión de la rosa con la infinitud del océano y el horizonte, creando una atmósfera de continuidad.Además de la gran estrella de ocho agujas, se alude a las siete naciones celtas y al pueblo tartésico:
    • Vieira, Galicia
    • Calavera, Tarsis
    • Trébol, Irlanda
    • Flor de Cardo, Escocia
    • Trisquel, Isla de Man
    • Dragón, Gales
    • Cáliz, Cornualles
    • Armiños, Bretaña
  13. Pecios marinos Estos parajes han sido testigo de varios naufragios a lo largo de la historia. En 1976 el petrolero Urquiola quedó embarrancado en la costa produciendo un gran incendio y derramando 100.000 toneladas de crudo. Ese mismo año, el mercante noruego Rytterholm (El Chino) se hundió cargado de fertilizantes. En 1992, se produjo el hundimiento del Aegean Sea.
  14. Caracola de Moncho Amigo. Un gigantesco cuerno de la abundancia, guardián de los sonidos del mar. La obra realizada en acero cortén, con el fin de captar todas las vibraciones del mar. Posee libertad de movimiento, creando un vínculo entre el viento, el mar y la tierra.
  15. Pedra do Altar. En el Monte dos Bicos (Punta Herminia) se localizan dos petroglifos: la denominada Pedra do Altar, que se encuentra en mal estado de conservación debido a los impactos de bala, por estar ubicada en la que fuera zona militar, y la Peña de la Brújula o Pedra do Compás. En ellos se representan signos cruciformes que, a principios del s. XX fueron considerados como representaciones prehistóricas.
  16. Copa de Sol de Pepe Galán. Simboliza otro de los doce trabajos de Hércules. En este caso el héroe se encargó de la captura de los bueyes de Gerión, para lo que tuvo que pedir prestada la “copa del sol”, nave en la que el Sol se embarcaba cada noche hacia el poniente. Esta escultura, formada por tres grandes piezas de acero, representa los restos de la gran nave.
  17. Hércules en la nave de los argonautas de Gonzalo Viana. Esta escultura representa el pasaje en el que Hércules viaja al mando de los Argonautas en busca del Vellocino de Oro. Hércules aparece en una nave de piedra gruesa y de poca altura. Arrodillado y solitario ocupa gran parte de esta nave en la que lejos de mostrarse como un valeroso guerrero, se muestra como un simple marino recién llegado a las costas gallegas.
  18. Menhires de Manolo Paz. Este grupo escultórico de doce piezas se disponen en círculo, marcando los diferentes puntos cardinales y sus correspondientes medianas. Su ubicación permite que sean un punto de referencia tanto desde la costa como desde el mar. Las piedras, que mantienen su pureza formal, cuentan con unas ventanas que dialogan con el paisaje al mismo tiempo que permiten deslizar el viento entre ellas.
  19. Cementerio Moro Casa de las Palabras Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) fue cementerio musulmán de los combatientes de origen magrebí. Posteriormente sus restos fueron trasladados al Cementerio de San Amaro, donde todavía se puede ver una placa que lo recuerda. En 1957 los cuerpos fueron repatriados. Hoy en día, sus paredes están adornadas con textos que hacen referencia a la ciudad, en latín, griego, árabe, gaélico y castellano antiguo. Por eso ahora le llamamos Casa de las Palabras.
  20. Monumento a los fusilados de Isaac Díaz Pardo. Esta obra se encuentra en el Campo da Rata y conmemora a los fusilados durante la dictadura de Francisco Franco. En una de las cartelas se pueden leer los nombres de los que fueron ajusticiados en ese lugar, símbolo de la represión política.